Terapias del pasado en las ruinas de Bergama

21 enero de 2016 por Josune Murgoitio
puertas con encanto en Bergama, Turquía

Puertas con mucho encanto en el centro descuidado y con encanto de Bergama. /Bergama. J.M

Pintada en Bergama después de ver Asklepeion

Pintada “I love Bergama” hacia el centro, una vez visitamos Asklepieion, más abajo tienes toda la información. /Bergama. Selcuk Senyurt

Es increíble cómo una ciudad, a primera vista sin encanto alguno, puede acumular tantos restos, bellos aún, de pasados magníficos. Si una aterriza, por las razones que sea, en Bergama, una ciudad a una hora y media más o menos de Izmir, lugar al mismo tiempo situado en el suroeste de Turquía, se sorprenderá al comprobar el cúmulo de restos gloriosos que este pequeño lugar intenta mantener en pie, de la forma que sea, como la propia Turquía.

A mi compañero, le preguntan: “¿a dónde vais?” Y él contesta: “a ver rocas”. Yo me río. Resulta que Bergama es la antigua ciudad de Pérgamo, que cuenta, con un entramado de complejos rocas/ruinas realmente impresionante.

complejos de ruinas en Bergama Turquía

Espectacular vista de ambos complejos desde abajo. Allá arriba el Acrópolis, abajo Asklepieion, el primer hospital psiquiátrico del mundo, según su versión. /Bergama. Turquía. Selcuk Senyurt

1. Recuerdo de las rocas/ruinas de Bergama (Acrópolis)

Akropolis en Bergama, Turquía

Bergama se llama, el sitio de las alturas, el frío golpea y el alma se abre. /Bergama. Izmir. Selcuk Senyurt

Las rocas/ruinas de Bergama, Navidades de la recta final del 2014, me resultaron mucho más impresionantes que las ruinas de Éfeso, cerca de la ciudad de Kusadasi, que visité seís meses después, entre sí, me refiero, entre ambos conjuntos de rocas/ruinas, mediará una media de tres hora de viaje, podríamos decir.

Las ruinas de Bergama azotaban en la cara: el aire era helado (es delicioso caminar entre el viento frío-frío que congela la piel del rostro), la altitud donde fueron colocadas, en la cima desde donde se vigila la magnitud de la ciudad de Bergama, y la inmensidad de las ruinas que aún, tanto tiempo después, se mantienen en pie. Y los árboles, los árboles sobreviven con una dignidad de envidia, entre tanta roca/ruina. Debió de ser el viento fuerte-delicioso, el grisáceo frío y fuerte del color del mármol de los (semi) monumentos y los árboles, la vida de los árboles, aquello cantaba.

árboles que crecen en mitad de las ruinas de Turquía

Árboles que crecen entre las ruinas de Turquía. Una siente la inmensidad de obras creadas, persistentes parcialmente y duraderas en el futuro, aunque dos columnas queden. Recuerda a la situación política actual en Turquía. La esperanza es semilla del futuro, entre tanta piedra, que amordaza las raíces de los árboles, que quieren crecer en libertad. /Bermegan. Izmir. J.M

2. El primer hospital psiquiátrico del mundo (Asclepion) en forma de…

nombre complicado de Asklepieion en Bergama

Nombre complicado de pronunciar y escribir. / Bergama. J.M

Por eso, me sorprendió cuando una vez en Turquía, mi compañero me ofreció visitar una vez más, aunque en esta ocasión, las no tan conocidas, ni tan fascinantes, pero sí bellas, rocas/ruinas que en algún momento debieron ser el primer hospital psiquiátrico del mundo. Este complejo se llama Asclepion. Hospital psiquiátrico del mundo empuja ya a pensar en un edificio o una saga de edificios cuadrado, oscuro, con ventanas hechas en la medida justa para que el interior no sea visto desde el exterior, lugares feos, ahí no se quiere acercar nadie, donde las personas que allí han vivido, no han debido de gozar de muy buena vida. ¿Conoces algún hospital psiquiátrico que goce de buena reputación?

Pues yo sí, señoras y señores, pero en formato de rocas/ruinas: columnas, paseos con piedras gigantescas, un mini acropólis, el denominado túnel del silencio, y árboles. Aquello se mantenía allí (semi) de pie, al aire libre, a los pies de las ruinas en la cima desde donde se avista Bergama, como si todo en este mundo, estuviera conectado: roca/ruina con árbol, paseo de roca/ruina con cielo abierto, viento presente con viento del pasado, frío y caliente a la vez, frío el rostro, caliente el corazón. No sé por qué, pero en estos lugares algo se siente, una imagina, cómo sería aquello, cómo sería esto, y hace lo propio: mirar los paneles.

terapias del pasado en Bergama

Comenzamos el recorrido por las terapias del pasado/ Bergama. J.M

Avanzamos en el recorrido

Avanzamos en el recorrido de este lugar de cuidado a pacientes /Bergama.J.M

En los paneles de información se explicaba que en primer lugar los pacientes eran examinados en el corredor que da entrada al complejo (foto arriba). No se admitían pacientes que fueran a morir ni mujeres embarazadas. El “lema”, según se informa y traduzco consistía en: “La entrada de la muerte está prohibida en Asklepeieion como respeto a los Dioses”.

Las terapias de acompañamiento a los pacientes con problemas psicológicos consistían en; interpretación de los sueños por los doctores-sacerdotes, una vez interpretados se les inducía a una especie de condicionamiento inspiracional; baños calientes, fríos y secos (limpieza); tratamientos con plantas curacionales; masajes con aceites vegetales y cremas. Los pacientes contaban además con un teatro.

Asklepieion en Bergama

Visión conjunta de su interior. Realmente bonito. Hacía frío. /Bergama. Selcuk Senyurt

Desde más cerca

Desde más cerca. /Bergama. Selcuk Senyurt

Tras visitar este primer hospital psiquiátrico del mundo en forma de roca/ruinas bajamos andando a la ciudad. Es un paseo de unos diez minutos. Llama la atención cómo lugares que intentan cuidarse para mantenerlos y atraer de esta manera al turismo pueden estropearse por el descuido de lo que los rodea: en este caso, ya antes de salir de este complejo terapeútico obsoleto se encontraba al lado un complejo militar donde se veían muchos tanques militares. Es la presencia de la guerra que no abandona. Y después una barriada de personas que vivían en condiciones bastante denigrantes, una vez se sale ya del complejo en dirección a la ciudad, todo lleno de basura, todo sucio. Turquía es así, contiene espacios espectaculares, contiene otros que no lo son tanto.

3. La Basílica Roja junto a un centro antiguo, descuidado, y con encanto

Una vez en la ciudad, nos dirigimos a la Basílica Roja tan famosa. “Es un templo monumental en ruinas [todo roca/ruinas] que formaba parte de la antigua ciudad de Pérgamo, actualmente Bergama”. Leí en algunos foros que no merecía la pena visitarla. Anduvimos por fuera, estaban además de obras, y ya estábamos cansados de ver tanta roca/ruinas. Así que no entramos.

Vi una entramado de calles viejas, grises. Potencial impresionante. ¡Los edificios eran preciosos! Estaban tan abandonados, eran tan antiguos… un simple vistazo corroboraba de qué manera el paso del tiempo los había estropeado, sin que nadie mediara. Me gusta pasear por las calles de las ciudades, me gusta mirar las casas, las ventanas, y las puertas.

Preguntamos a una mujer qué ocurría con aquel centro, parecía tan bonito… era en realidad bonito, aunque en caso de que lo arregalaran, podría llegar a tener la misma apareciencia de centros como el de Eskisehir o Antalya. La mujer nos dijo que en aquellas casas residían antes personas mayores, y claro, una vez muertas, nadie las quería ocupar. Añadió que estaban intentado que fuera declarado Patrimonio Cultural de la Unesco para acceder a la subvención que pudiera restaurarlo. La mujer, al igual que otras familias, vivían en aquel centro descuidado.

De paseo por el centro de Bergama

De paseo por el centro de Bergama / Bergama. Selcuk Senyurt

centro de Bergama

Si el centro fuera rehabilitado su aspecto sería muy diferente. /Bergama. J.M

tiendas en Bergama

Un hombre en su puesto de trabajo. Es entrañable encontrarse con tiendas así, me recuerda a España hace muchísimo tiempo. /Bergama. Selcuk Senyurt

Pensé qué ocurriría en caso de restauración, con suma probabilidad, apenas vivirían allí los habitantes de Bergama, se ofrecería como punto de visión para los foráneos. Aquella sensación se tenía ya en Eskisehir o Antalya, los centros antiguos restaurados, todo muy bonito, todo muy limpito, pero sin alma de por medio.

Al terminar la visita a la ciudad, ya agotados, nos dirigíamos a comer algo, cuando vimos un puente. El puente me llamó la atención, pero no nos acercamos. Según leo, debajo del puente hay conexiones entre los diferentes complejos. Queda para una próxima vez.

Para más información, puedes consultar en el siguiente enlace: Basílica Roja


 

Cómo llegar: La única manera de llegar que conozco es desde Izmir. Dejando de un lado la opción del coche (consúltense Google maps), si se utiliza el transporte público se puede coger el metro hasta la última parada Aliaga. Allí mismo hay autobuses (creo que pasaban cada media hora) que llevan a Bergama. Es un trayecto más o menos de una hora.

Curiosidades del lugar: se come muy bien y barato. Donde el bazar hay muchos lugares donde elegir: pide, kebap, sopa… lo que guste.

¿Has visitado algún complejo de rocas/ruinas? ¿Qué has sentido en ellos? ¿Has paseado por calles viejas, descuidadas pero con encanto? Compartamos experiencias en los comentarios :) ¡Los contesto todos!

P.D: En mi cuenta en Instagram subo fotografías sobre edificios, calles, lugares que visito, paisajes, libros, tuberías, trastos … ¿nos vemos allí? ¡Espero que sí!

¡Gracias por estar ahí!

Compartir / Banatu / Share
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

6 respuestas a “Terapias del pasado en las ruinas de Bergama”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR