Seleccionar página

Acostumbrada a tu lugar de origen, las pequeñas tradiciones que conforman el día a día, los rostros conocidos, la vestimenta conocida, la religión inserta en la sociedad tan conocida, la practiques o no. Imagina que el lugar en el que resides, en el que te has criado, en el que quizás vivas. Observa tu mirada hacia ese lugar y piensa, así por pensar, imagina que por casualidades de la vida emprendes un viaje.

Puro azar de vuelos baratos y cierta curiosidad, bien podrías haber ido a otro lugar, pero los vuelos estaban baratos, había por allí algún amigo que podría acogerte, y entonces el bolsillo menos resentido, y la sonrisa más extensa al verlo.

En el viaje, por pura casualidad, ya no solo el azar que te empuja a ese lugar, sino precisamente en el lugar ocurre algo: se abre una ventana. Y por casualidades de la vida, por voluntad también de querer mirar qué ofrece esa ventana, sobre todo por una curiosidad bendita – es una ventana gigante, bonita, amplia, da cierto vértigo acercarse a ella, lo mueve todo-  decides continuar viajando al lugar.

Inquietud del viaje en Amasra. Turquía

Curiosidad del viaje: se llega de noche, se ve superficialmente el lugar en modo nocturno y a la mañana se abre la ventana con la inquietud de qué se descubrirá. /Amasra. Turquía. J.M

A través de la ventana, sin darte cuenta, abres un espacio a un nuevo país: a sus gentes, a sus múltiples lugares, tan diferentes, de estética tan variada, incluso los perfumes de las calles son distintos, huele a añoranza, huele a nostalgia, huele a vida; a sus múltiples perspectivas de las posibilidades de otras vidas.

Tu mirada se dispersa, hecha a base de educación en casa y en la calle, forjada por ambos sistemas familiares que dominan en ti, tal vez no dominen, pero existir existen, moldeada por tu cultura, por tu barrio, por tu sociedad, por la escuela y quizás la universidad.

Un ojo permanece en el lugar en el que te encuentras, el otro vive allí.

País Vasco y Turquía en un mismo espacio

Esta es exactamente la razón por la que he unido en un mismo espacio, esta web en la que te encuentras, Brave Readers -denominación que proviene de mi bendición de mirar aquello que es invisible, de tratarlo y mostrarlo, en la parte de la verdad que a mí me corresponde por supuesto- País Vasco y Turquía. En una pretensión bastante atrevida -y de tiempo me quedo muy corta, creéme- de abarcar tanto la luz como la sombra de ambos lugares.

Un lugar- Turquía- nunca es tan negro como se dibuja de él hacia el exterior. Muchas personas me preguntan: ¿Es Turquía un país seguro? Y creo que más arriesgado es vivir en París, y la gente vive en París, y la gente será feliz en París.

Un lugar- País Vasco- nunca es tan bonito como se intenta maquillar. La paz ha llegado por fin a mi tierra. Ya era hora. Veo al resto de España: Cataluña, Galicia… y lo único que pienso que por extraño que parezca, nosotros, que hemos dado tanto la lata, que hemos pasado por tanto sufrimiento, parece que nos hemos superpuesto en un contexto de tranquilidad, lo que no quiere decir que todo sea de color de rosa. Sus lugares asombrosos, su gastronomía exquisita, un sistema social más o menos protector, de los mejores en España leí por ahí, y sin embargo, con la huella presente de un pasado que a día de hoy, a nivel ciudadano, se nos escapa de nuestra (propia y entre nosotros) comprensión.

La mirada expuesta a ambos lugares en Brave Readers abarca tanto la luz como la sombra del País Vasco y de Turquía. Y lo hace en formato de proyectos que se materializan en libros (Colores Prohibidos y los próximos que vienen de camino: Margotutako Hormak // Paredes pintadas en el País Vasco y La mujer en Turquía) como en el contenido que se publica en el blog.

Pero aparte de la relación de la autora con ambos territorios

¿Qué tienen en común País Vasco y Turquía?

En realidad pueden parecer lugares bastante diferentes, pero tienen elementos que los unen, o al menos yo, extraigo coincidencias.

Ambos están unidos a la Unión Europea, en mayor o menor medida

El País Vasco se sitúa en el Norte de España, es una comunidad pequeñita, apenas somos dos millones de habitantes, y su sociedad es bastante curiosa: se organiza en cuadrillas, hay muchas cooperativas, y el txikiteo (tomar un vino en cada bar como forma de socialización) es una gran tradición.

Turquía por el contrario se sitúa fuera de la Unión Europea, aunque tiene relación con ella, a veces un poco más alejada, otras veces un poco más cercana, aunque desde hace muchos años se encuentra en proceso de adhesión. A diferencia del País Vasco Turquía es un país enorme, las distancias entre las ciudades son inmensas, tienen un legado otomano que proviene de Asia. Un total de 80 millones de habitantes, su sociedad es bastante curiosa también: se organiza sobre todo en torno a las familias, hay industria, turismo y en función del barrio, la ciudad… el impacto de la religión es mayor o no, sin embargo, sí que diría que la tradición pesa mucho en Turquía.

Es de hecho uno de los mayores impactos que recibo cuando vuelvo de Turquía: camino por las calles del País Vasco y me pregunto dónde están todas esas personas que en Turquía abarrotan las aceras.

Admito muchas diferencias en cuanto a la historia por ejemplo.

Ambos tienen mar

El País Vasco besa el cantábrico, y Turquía el Mediterráneo, el Egeo y el Mar Negro. Son mares muy diferentes.

Los Flysch de Zumaia

Los Flysch controlan la vida de la playa de Zumaia: parecen puntiguados, pero el mar los ha calmado. /Zumaia.PaísVasco.

El cantábrico es muy bravo y frío. Apenas hay restaurantes o bares situados en sus orillas, las montañas del País Vasco también lo dificultan. El Mediterráneo y el Mar Egeo son espectaculares, es un mar aparentemente tranquilo, aunque tiene mucha fuerza también y solapa mejor con las ciudades. El Mar Negro es fascinante. Pude verlo y ni era negro ni era tan salado como lo esperaba.

árbol con pintada de corazón en Amasra.

Thre tree of love: es realmente bonito bajar a un lugar que se percibe lejano, rodeado de un Mar Negro que no tiene nada de negro, y encontrarse un árbol con una pintada en forma de corazón. Vaya, el viaje. /Amasra. Turquía. J.M

Ambos han sido territorios de dos conflictos armados

Al País Vasco ha llegado la paz para quedarse, con todo el trabajo social que eso implica. Hubo un momento, hace tres años, donde en ambos lugares se dio al mismo tiempo el proceso de paz e incluso una delegación del gobierno turco vino al País Vasco para intercambiar experiencias sobre la paz. Pero mientras nosotros continuamos con la paz, Turquía regresó a la violencia.

En el País Vasco tenemos la huella de ETA. Y en Turquía el conflicto armado se da, entre otros muchos actores que también juegan en él, entre los dos actores más principales: el gobierno turco y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), conflicto que no ha menguado, y que ha ido a peor desde ambos lados concluyeran el proceso de paz. Salvando las distancias que caracterizan a cada uno de los conflictos, existen características similares que se dan en ambos conflictos, con las distinciones en cada contexto que existen por supuesto, por ejemplo reivindicación de derechos de las minorías y qué espacio se le da en él, polarización en la sociedad, la cuestión de los idiomas (en el País Vasco el euskera, en el Kurdistán turco el kurdo), cuestiones del pasado no resueltas que tienen su impacto en el presente y la mujer. Ambos conflictos armados tienen una connotación muy masculina.

La diferencia que más me llama la atención es que el País Vasco es un lugar con un desarrollo económico importante, mientras el este de Turquía que es donde se focaliza mayormente el conflicto, aunque lógicamente el conflicto exista en todo el país, es que no está desarrollado económicamente. Y también cómo el conflicto en el País Vasco proviene por una parte, entre otras muchas cuestiones, sobre una reivindicación de independencia que en el este de Turquía no se da. Con las muchas personas que hablé en el Kurdistán turco y los artículos que he leído después, quieren la autonomía, no la independencia. También me llamó mucho la atención encontrar una sola pared pintada en el Kurdistán turco, a diferencia del País Vasco, que es un lugar con una larga tradición de graffiti político y social.

Tanto el País Vasco como Turquía son escenarios de nacionalismo moderado y radical.

Los idiomas: el euskera y el turco

El euskera y el turco comparten una misma estructura a la hora de construir una frase. Es bastante curioso porque el euskera es un idioma muy inusual y el turco es muy gracioso. Me encuentro en periodo de aprendizaje.

La gastronomía, una forma de vida

La cultura del buen comer está presente en ambos sitios, y es muy muy importante, en forma de cultura. El País Vasco es conocido mundialmente por su buena gastronomía, de hecho, el turismo que proviene es un turismo que viene a comer bien, ya sea en restaurantes, sidrerías en temporada correspondiente, pintxos en los bares… en Turquía es impresionante la variedad de comida que tienen, los restaurantes son muy accesibles, aunque el alcohol es un poco caro, y una de las tradiciones es ofrecer de comer al invitado.

desayuno turco frente al mar

Desayuno turco frente al mar, cuyo ruido armonizaba. La obsesión por el árbol, que crece en distancia a solas, por ir allí. /Amasra. Turquía. J.M

La mujer

En el País Vasco existe un mito sobre la inexistencia del machismo. Es mentira, de hecho el conflicto armado ha tenido un impacto específico sobre la mujer.  En Turquía la mujer está tan invisibilizada que nunca es el foco de las cuestiones, a no ser que sea para hablar de tener niños, obligaciones derivadas del matrimonio… lo que no quiere decir que no haya feministas y luchadoras por los derechos de la mujer, que por supuesto que las hay.

Lugares por descubrir te están esperando

El País Vasco atrae cada vez a más turistas, incluso llegan ya a la capital Vitoria-Gasteiz, y tanto Bilbao como San Sebastián son bastante conocidas, aunque yo diría que Bilbao es más internacional. Turquía es sin duda un imán para los turistas, es un país precioso, aunque con los vaivenes políticos y la situación de inestabilidad ha sufrido un gran retroceso a la hora de atraer a visitantes, pero tiene unos lugares impresionantes para visitar.

torre de Gálata en Taksim Istanbul

Vista de Torre de Gálata tan famosa en Taksim. ¡Aún tengo pendiente subir! /Istanbul.J.M

impacto de color en la naturaleza del bosque de oma

Me fascina el impacto del color en la naturaleza. /Bosque de Oma. País Vasco. J.M

Creo que hasta el momento esta es la comparativa. ¿Qué te ha parecido? ¿Conoces País Vasco o Turquía? ¿Tú también tienes esta tendencia bendita a comparar un lugar al que viajas con tu lugar de origen?


Brave Readers es un blog independiente. Un blog independiente vive de la participación y difusión de sus lectores. Si te ha gustado este pequeño análisis comparte tu opinión en los comentarios y/o difúndelo en tu entorno. El buen karma nos beneficia a todos. Si te gusta el blog puedes suscribirte y descargarte el ebook que más te interese, o ambos. Mando información exclusiva que no aparece en ningún otro lado sobre el País Vasco y sobre Turquía. ¡Gracias!

Compartir / Banatu / Share
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Descarga el ebook gratuito

Las paredes pueden hablar y más en lugares donde se han vivido conflictos.

 

Descubre por qué y para qué hablan las paredes del País Vasco, cuáles son sus mensajes, la evolución desde antes de la guerra civil hasta la actualidad.

 

Las implicaciones político-sociales de las paredes pintadas en un click. 

You have Successfully Subscribed!

Descarga el ebook gratuito

  

Descubre cómo es el ritual del matrimonio en Turquía.

 

Todo el proceso por el que pasan las mujeres turcas antes de dar el "sí quiero": las 4 ceremonias de la tradición turca antes de llegar al altar.

You have Successfully Subscribed!