Seleccionar página

“Que nos reubiquen, que nos reubiquen”, decía en alto una socia de Fagor Electrodomésticos en aquella manifestación que tuvo lugar, el pasado 17 de octubre, para protestar contra el entonces posible cierre, en caso de que no consiguieran financiación para soportar su deuda (170 millones de euros, según leo). “Que nos reubiquen, que nos reubiquen” volverá a sonar en la manifestación que tendrá lugar, día 30 de octubre, víspera del día de los difuntos, ante la incertidumbre psicológica que se confirma: “La Corporación Mondragón no rescata Fagor Electrodomésticos” por no ajustarse a las “necesidades del mercado”

manifestación en contra del cierre de Fagor

Bajo el lema “en defensa de nuestros puestos de trabajo” marchó aquella primera manifestación en contra del anuncio del posible cierre de Fagor/ Mondragón. J.M

Una noticia, hecho ya, que se escuchaba en las bocas de los habitantes de Mondragón (Gipuzkoa), aunque algunos vivían esperanzados de que la apertura del preconcurso pudiese presionar a la Corporación Mondragón para rescatar la cooperativa y evitar, de esta manera, su cierre. Confirmado lo contrario y, por muchos lo temido, la “muerte” de Fagor Electrodomésticos repercutirá de alguna manera, no sé hasta qué punto en el resto de cooperativas del MCC (Lagun Aro ya ha indicado que deberá subir las cuotas del resto de socios para hacer frente a las prestaciones de desempleo, por ejemplo), en la vida cotidiana de un pueblo que cuenta con 23.000 habitantes aproximadamente. El número de desempleados (1800, he llegado a leer 4000) que se crea a partir del cierre es bastante alto en proporción al número de habitantes.

Mengua la seguridad

Lo primero que he pensado, sin sorprenderme de la noticia, ha sido la idea esperanzadora que ha habido en Mondragón sobre la posibilidad de que la cooperativa no cerrara. Pérdidas generadas desde hace años no equivalían a pensar que Fagor Electrodomésticos pudiera cerrarse, tal vez por el supuesto resguardo del resto de las cooperativas -ahora se ha desmitificado-, tal vez porque un símbolo como Fagor -fuerza, proyección internacional e innovación- no podía ser parte de esa destrucción empresarial masiva que acostumbramos a ver en estos años odiosos de crisis, aunque muchos socios recalquen que la actual situación no tiene una relación directa con la crisis. Y ahora situaciones de horror equivalentes a la crisis económica, que salpicaba parcialmente Mondragón, han dejado de ser una cuestión ajena y se plantean problemáticas en algunas casas de cómo pagar hipotecas, hacer frente a los gastos…

En mi opinión, sin ser una experta en economía, el cierre de Fagor Electrodomésticos influye en la seguridad que el puesto de socio- medio equivalente a la de un funcionario público respecto de un ciudadano corriente- otorgaba hasta este momento. Desconozco cómo se sentirán los socios de otras cooperativas, pero la “muerte” de ésta en concreto debe generar desconfianza, inseguridad e incertidumbre. “¿Cómo se le ocurre a alguien hoy en día dejar su dinero en una cooperativa? Un día va bien, al día siguiente cierra”, le he escuchado decir a una ciudadana. Por lo que el resguardo y la seguridad han menguado. Las nuevas generaciones de jóvenes, que antes se peleaban por tener un sueldo fijo, una casa fija y demás elementos fijos (completamente respetable) se lo pensarán a la hora de acceder a ese mercado de cooperativas que se ha visto reducido en los últimos tiempos.

pintada ladrones en Mondragón

Me llamó la atencion esta pintada que vi en la que pone “lapurrak” (ladrones). No sé si se pintó en el momento o estaba ya allí. / Mondragón. J.M

Una ciudadana me comentaba que ha sido tal la identificación de la identidad del ciudadano con Fagor, que caído este último arrastra al primero. En parte es entendible que la fuente de ingresos es desgraciadamente algo necesario, aunque también lo es que el trabajo es una parcela más de la vida. Una peluquera me comentaba con temor que el cierre de Mondragón les repercutirá: Personas que iban todas las semanas a la peluquería dejarán de ir, algunas porque no tengan presupuesto (y eso que los precios se han moderado en el último año), otras por el miedo a gastar. Los comercios, según me informó una ciudadana, también se han visto algo resentidos, aunque yo he visto a muchos ciudadanos en el típico Pintxo-pote o poteo del viernes, sábado… ¿no tienen derecho a tomar nada? ¿estar en paro equivale a pudrirse en casa?, no lo creo. Habrá que ver también qué influencia tienen en las academias de idiomas. En Mondragón no hay una Escuela Oficial. Al lector puede parecerle una tontería esto último, pero la inexistenica de una escuela oficial de idiomas tiene mucho que ver con la existencia de determinadas cooperativas, es un secreto a voces en esta localidad.

Supongo que lo que más impacta es ver destruida la fuente segura de ingresos, el idea, y el resentimineto de la dependencia de la vida cotidiana de Mondragón a Fagor. Personas enfadadas plantean, generalmente en privado, la delicada cuestión de la responsabilidad: Para algunos “gestión ineficaz” de los directivos (que ahora dirigen MCC, matizaba ayer un ciudadano), otros la falta de controles internos, algunos hablan de las actitudes de socios y su implicación en la empresa y muchos no dicen nada.

Acapara más mi atención la especie de contagio capitalista que los ideales de la fábrica han sufrido, el capitalismo de los altos precios que reina en Mondragón. No veo positivo que Fagor Electrodomésticos cierre, a mí personalmente me apena ver cómo ha caído, después de tanto esfuerzo acumulado allí y verla tan… pero sí veo positivo su posible influencia en la moderación de los precios de las viviendas, los alimentos, las prendas, peluquerías…

[fblike]

Compartir / Banatu / Share
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Descarga el ebook gratuito

Las paredes pueden hablar y más en lugares donde se han vivido conflictos.

 

Descubre por qué y para qué hablan las paredes del País Vasco, cuáles son sus mensajes, la evolución desde antes de la guerra civil hasta la actualidad.

 

Las implicaciones político-sociales de las paredes pintadas en un click. 

You have Successfully Subscribed!

Descarga el ebook gratuito

  

Descubre cómo es el ritual del matrimonio en Turquía.

 

Todo el proceso por el que pasan las mujeres turcas antes de dar el "sí quiero": las 4 ceremonias de la tradición turca antes de llegar al altar.

You have Successfully Subscribed!