Seleccionar página
¡Queremos el cielo despejado! / Huesca. J.M

¡Queremos el cielo despejado! / Huesca. J.M

Mayo se ha convertido en un mes horroroso que no acaba, pienso yo. Lo de hasta “el 40 de mayo no te quites el sayo” es tan cierto que el clima se ha convertido en el número uno en el ranking de las conversaciones de los ciudadanos, por lo menos, los del norte (no sé si de España, véase sección periodismo).  No me creo yo el dicho “cuando en marzo mayea, en mayo marcea”, si por él se entiende que el buen tiempo acompaña en marzo, en vez de mayo. Y ahora, según me informan, ha debido de crearse un nueva forma, “Hasta San Fermín, con bufanda y calcetín”, que puede que haya salido de un grupo del facebook que la periodista Leire Escalada me ha recomendado: “Pamplona es Mordor” , muy divertida y graciosa, que trata sobre cuestiones del tiempo: lluvia por aquí, frío en todas partes, nieve muy de vez en cuando.

Se está convirtiendo en una cuestión general esto de hablar del clima. “A mí no me afecta, pero ya empiezo a estar harta”, decía otra ciudadana. Algunas se quejan también de que las casas no se han calentado aún; es necesario seguir poniendo la calefacción. Después llegan los rumores de ese señor que analiza las témporas,  cuyo oficio me fascina; observa los vientos y las idas y venidas del clima, a partir de ahí concluye. Según algunos, sin saber si es cierto o no, el hombre de las témporas pronostica que no hará buen tiempo en todo el verano, sino que será en septiembre cuando el sol resplandezca. Los comerciantes por su parte se quejan de que las prendas de primavera apenas se venden, aunque existen quienes las compran, pero probarse sandalias y atuendos frescos resulta horroroso con la piel radiactivamente blanca y la costumbre de miles de capas encima.

Consumo te consume

Consumo primaveral para cambiar de armario/ Mondragón. J.M

Es curioso observar cómo las personas miran el pronóstico del tiempo. ¿Qué hará durante toda la semana? ¿Tendremos otra vez frío, lluvia y desánimo? Algunos creen que es bueno para trabajar y otros acuden desolados al nuevo día que les espera.

El tiempo desplaza a la crisis

Lo bueno es que las conversaciones del tiempo han desplazado la crisis. “No estamos hartos de la crisis, sino del clima”, decía una ciudadana.Cuando se habla de él, me acuerdo del spot de José Mota: El tío está en el ascensor con un vecino e inician la típica conversación sobre el estado del tiempo, entonces Mota, bastante abispado, empieza a explicarle el pronóstico para el resto de la semana, con el típico mapa de España a sus espaldas, colocado en la pared del ascensor. Me entra la risa de escribirlo (hhihihi). Ocurre también que al ver las noticias en televisión, con independencia de la ferocidad de sus imágenes; sangre, destrucción y cosas feas durante toda su programación, una se fija en el escenario que queda detrás del periodista o la periodista con la que se conecta en directo, y fastidia ver que en otros lugares disfrutan de un simple helado: en Madrid hace sol y en Euskadi seguimos sin desprendernos de este sirimiri desesperante.

Del tiempo también se habla en mayo, pues cada mes tiene lo suyo. Septiembre por ejemplo resulta agobiante: se debe decidir qué hacer más o menos durante el año, por lo menos, los que se guían por el orden temporal- anual marcado por la escuela, la universidad o los centros de formación profesional. Además del papeleo insensato para matrículas de cursos o lo que sea. En octubre algunos se deprimen. Noviembre es más bien tranquilito. Diciembre es un desquicie de abusos y enero de rehabilitación de los mismos… y así, sucesivamente. Lo que pasa con mayo, o eso opino yo, es que el cansancio del resto de los meses se acumula en uno solo y además se aglutinan muchísimas cosas desembocando en aturullamiento mental o crowed mind, como describe otro ciudadano. Acuden también las preguntas sobre el tiempo, el que viene en el futuro: ¿Qué vas a hacer en septiembre? ¿y en octubre? ¿Y el resto de tu vida? ¿trabajarás aquí? ¿te irás? ¿cómo vas a dejar el curro con la que hay?, como si no tuviéramos suficiente con ocuparnos del presente. El presente da para mucho, tanto en mayo, como en junio, como en el resto del año.

Los días soleados llegarán, o eso espero. El cansancio se irá, en julio o en agosto, meses de placer y descanso. El aturullamiento mental habremos de combatirlo, no existe mes que nos salvemos de él.

[fblike]

Hay que tener alegría, aunque no obligatoriamente/ Mondragón. J.M

Hay que tener alegría, aunque no obligatoriamente/ Mondragón. J.M

 

Compartir / Banatu / Share
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Descarga el ebook gratuito

Las paredes pueden hablar y más en lugares donde se han vivido conflictos.

 

Descubre por qué y para qué hablan las paredes del País Vasco, cuáles son sus mensajes, la evolución desde antes de la guerra civil hasta la actualidad.

 

Las implicaciones político-sociales de las paredes pintadas en un click. 

You have Successfully Subscribed!

Descarga el ebook gratuito

  

Descubre cómo es el ritual del matrimonio en Turquía.

 

Todo el proceso por el que pasan las mujeres turcas antes de dar el "sí quiero": las 4 ceremonias de la tradición turca antes de llegar al altar.

You have Successfully Subscribed!