Seleccionar página

Una amiga mencionó este término:”Infoxicados”. Anclada mentalmente en él, le pregunté de dónde lo había sacado, si lo había inventado, me dijo que no. Después, lo escribí en la casilla de búsqueda de google, me saltaron blogs y medios con posts sobre “sobrecarga de información” “recibes un whatsapp, contestas un email, lees una noticia a medias…”.

Me llamó la atención un comentario que una amiga escribió en Facebook: en el andén del metro debía de haber dos personas super conectadas al móvil, a las que se les había escapado el tren por estar pendientes de él. Una buena metáfora de lo que ocurre al estar tan pendientes del móvil (no reúso mi responsabilidad): la vida se nos escapa, ahora más, pegados a la pantalla del celular/portátil. El otro día me ocurrió: una se pasa el día conectada al móvil o al ordenador, como si máquinas fuéramos, puse una película en la televisión para despejarme un poco: la película trataba sobre la creación de Facebook. Pensé: ¡qué horror! ¡cuándo acabará esta batalla!

Me gusta la palabra “Infoxicados”, un término muy acertado, describe a la perfección los efectos (en este caso, dañino, aunque también los hay positivos) de las nuevas tecnologías en nuestras vidas: una incesante acumulación de información y estímulos que nubla la mente, ante la ausencia de desconexión de nuestros amigos los móviles con acceso a Internet. Antes por lo menos el portátil u ordenador se quedaba en casa, pero a estas alturas de la vida moderna es difícil disfrutar del ocio y el tiempo libre para despejar la mente, al menos, eso opino yo, libre de estímulos y datos, no para llenar la mente, sino para vaciarla.

Incluso la rutina diaria se conforma, hablando en términos generales, en horarios y costumbres de acceso a redes sociales o información. Las vacaciones consisten ahora en dejarse el móvil en casa, y si se va al extranjero mejor que mejor, la tarifa de Internet no puede activarse, bajo pena de pagar una factura millonaria.

Inmediatez, excesiva rapidez para procesar los datos, muchas imágenes… una velocidad vertiginosa que se acompasa a la perfección con el estilo de vida que tenemos en esta parte del mundo (España, me refiero, aunque también sería extrapolable al resto de la Unión Europea, al menos los países que he visitado).

sobrecarga de información que impide despertarse en el mundo real

Parece que con tanta red social e información una no termina de despertarse/ Atenas. Foto cedida por M.M

A estas alturas, entre tanta red social, blogs, medios y televisión nocturna añadida, el mundo virtual se ha convertido en algo tan real que en ocasiones abruma, en especial, cuando gran parte del trabajo se exterioriza a través de estos canales. Facebook utiliza la opción “me gusta” como presión para valorar el trabajo expuesto. Todos luchamos por visibilizarnos en él. La conclusión es sencilla: 50.000 me gusta son sinónimo de buen trabajo, esa es la presión. No creo que sea real.

En el periodismo por ejemplo ahora está de moda, aparte de los vídeos youtube, hablar de la marca del periodista, impulsar blogs y webs… teniendo muy en cuenta la audiencia, con el objetivo de crear cada vez más, para tener facilidad de monetizar los contenidos en la web. ¿No tiene efectos en la calidad del contenido tenertan en cuenta a la audiencia? ¿Para qué y por qué se escribe? Es cierto que los periodistas pecamos de no hablar de dinero, como si el dinero no fuera (desgraciadamente) necesario, pero debe darse un equilibrio. Me parece muy difícil crear contenido de calidad (independientemente de su temática) y tener que hacer las labores de expandirlo en redes que se actualizan a los cuatro segundos.

Lejos de la moda, en las últimas semanas he limitado el acceso a Internet: como si hubiese vuelto a la vida, o hubiese renacido. Hablar con personas reales, tocar, escuchar una voz en directo… es maravilloso.

En clase de inglés salió a la luz el “Second Life” (segunda vida), una especie de plataforma online donde las personas crean su propia vida en él, pueden elegir diferentes personalidades, características, apariencia física. Me llamó mucho la atención. Es cierto que el impacto tecnológico es positivo, también creo que su uso responsable lo es más aún, ¿no estaremos creando un mundo paralelo constantemente conectados a las redes sociales y a Internet? Cuando fuera, en la vida real, las personas se quejan de soledad, falta de escucha y empatía. Pues no sé, me ha surgido la duda.

Si quieres rebelarte en contra de la presión de “me gusta”, no lo cliques:

[fblike]

 

Compartir / Banatu / Share
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Descarga el ebook gratuito

Las paredes pueden hablar y más en lugares donde se han vivido conflictos.

 

Descubre por qué y para qué hablan las paredes del País Vasco, cuáles son sus mensajes, la evolución desde antes de la guerra civil hasta la actualidad.

 

Las implicaciones político-sociales de las paredes pintadas en un click. 

You have Successfully Subscribed!

Descarga el ebook gratuito

  

Descubre cómo es el ritual del matrimonio en Turquía.

 

Todo el proceso por el que pasan las mujeres turcas antes de dar el "sí quiero": las 4 ceremonias de la tradición turca antes de llegar al altar.

You have Successfully Subscribed!