Seleccionar página

La crisis económica lo recorta todo, o el Gobierno, en su nombre, lo recorta todo, menos a ella misma o a sí mismo, algo bueno sucedería si así ocurriese, pero ocurre lo contrario: educación, sanidad, pensiones… y la tensión social crece, cualquiera salta antes las declaraciones de políticos, ciudadanos muy irritados, calles que se llenan de zapatos con ganas de hacer ruido. Y pocas mareas, para la angustia que muchas familias sufren.

La revolución de la educación

“Dejad el whatsapp y empezad a pelear”, dice el cartel, en referencia a una revolución de la educación / Mondragón. J.M

Hace algunos días veíamos la marea de ciudadanos (estudiantes, profesores y padres/madres) que se echaban a las calles para protestar en contra de la regulación de la LOMCE. Después de aquella declaración bendita de intentar “españolizar a los catalanes”, sin un ápice de inteligencia, ahora el ministro Wert ha vuelto hacer de las suyas con el recorte que este año no – presiones de estudiantes en el extranjero, partidos políticos y mandato de Bruselas-  pero sí el año que viene hará en el acceso al programa Erasmus, limitándolo a los estudiantes que estén becados por el Estado.

Agravándose esa idea generalizada de injusticia en los estudiantes que no reciben ayuda del Estado: sin posibilidad de estudiar idiomas en el extranjero ni acceder al Erasmus con la ayuda estatal. Lo que no implica que aquellos que no tengan ingresos deban quedarse fuera, sino un lógico reequilibrio en las plazas, dada también la situación actual de los estudiantes que provienen de familias de clase media, si es que la clase media existe aún.

Una beca Erasmus debería de ser obligatoria, más aún en un país en el que reina el incivismo político, la corrupción moral y existen muchos problemas de nacionalismo y pretensiones secesionistas, que encuentran en la crisis una buena razón para acaparar atención. Aunque yo no tenga nada en contra del nacionalismo moderado y las pretesiones de sececión, siempre que atiendan al derecho libre de elección de un pueblo determinado, lo cual plantea otras cuestiones. Más concretamente, debiera haber sido obligatoria una beca Erasmus a cada uno de los jóvenes vascos en la Universidad, hubiese aliviado muchísimo el conflicto vasco, por lo menos, en lo que respecta a las nuevas generaciones, que se dice son el futuro. Aunque ahora lo del futuro también se ponga en duda.

Erasmus, más allá de ese apodo de Orgasmus por las fiestas y la acumulación de relaciones sexuales (se liga como nunca), es una de las mejores experiencias para conocer otras culturas, aprender idiomas (me refiero a aprender y no estudiar el present simple o el past simple durante 10 años en la escuela para después tener un acento horroroso) y viajar. Viajar es la mejor manera para descubrirse a una misma, mirar a otros, dejarnos nuestros ojos allá desde donde partimos. Después volvemos con las miradas revolucionadas, muchas ideas cambiadas y hay quien el post-Erasmus lo lleva muy muy mal.

[youtube width=”600″ height=”365″ video_id=””//www.youtube.com/embed/5Q2Klwfccyo?rel=0″ frameborder=”0″ allowfullscreen>”]

Y el sentimiento europeísta. Hasta ahora España no había sido un país escéptico, aunque ahora a Europa se le tenga mucha manía, en especial, a Alemania, que parece bastante marimandona. El sentimiento europeísta es vivir acorde a determinados principios, respeto por los derechos humanos, diversidad cultural, conocer las propias manías y peculiaridades de cada uno de los estados que conforman la Unión Europea.

El Erasmus supone también compartir otras perspectivas de vidas, al fin y al cabo, y anque se olvide en muchas ocasiones, somos personas, no máquinas internadas en la universidad o en el trabajo en las que procesar todo lo que se nos da, sino más bien, seres que deberíamos estar expuestos al mundo, profundizar a través de otro tipo de enseñanza en lo que hayamos elegido en la Universidad, tener la sensación de ser libres, saber desenvolvernos en el mundo lejos de nuestras familias y amigos.

Inspirándome en un periodista que ha twiteado “parece que no tardarán en mandar a Wert de Erasmus”, debiera el ministro cogerse un año sabático y dedicarse al Orgasmus, el viaje, los idiomas (empezando por la vocalización inteligente en castellano), otras culturas, incluso por qué no, la Universidad, para después sufrir un post-Erasmus dramático que lo relegase a un buena excelencia.

[fblike]

[youtube width=”600″ height=”365″ video_id=””]

Compartir / Banatu / Share
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Descarga el ebook gratuito

Las paredes pueden hablar y más en lugares donde se han vivido conflictos.

 

Descubre por qué y para qué hablan las paredes del País Vasco, cuáles son sus mensajes, la evolución desde antes de la guerra civil hasta la actualidad.

 

Las implicaciones político-sociales de las paredes pintadas en un click. 

You have Successfully Subscribed!

Descarga el ebook gratuito

  

Descubre cómo es el ritual del matrimonio en Turquía.

 

Todo el proceso por el que pasan las mujeres turcas antes de dar el "sí quiero": las 4 ceremonias de la tradición turca antes de llegar al altar.

You have Successfully Subscribed!