Seleccionar página
España tendrá que acatar la sentencia de Estrasburgo

España tendrá que acatar la sentencia de Estrasburgo ante la presión de las víctimas en un contexto de bloqueo de la paz en Euskadi/ pegatina en Bergara. J.M

Un dilema a la hora de opinar y tuitear sobre la sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo que rechaza el recurso interpuesto por el Gobierno español y falla en contra de la doctrina Parot. Tuitear a favor de la sentencia, y por tanto, en contra de la aplicación de la doctrina Parot, podría interpretarse como un atentado moral contra las emociones o sentimientos de las víctimas de ETA, a través de su Asociación (AVT), han mostrado su rechazo y repulsa ante la posibilidad de que sean excarcelados una cuantía (indeterminada todavía) de etarras. La etarra Inés del Río deberá ser puesta en libertad lo antes posible y una indemnización de 30.000 euros que el Estado deberá afrontar (se les suma imposición de costas, intereses y daños morales), aunque el ministro de Justicia ya ha adelantado que se le descontará de la indemnización a la que ella fue condenada. España suscribió el Tratado Internacional que ahora le obliga, por lo que apreciado su incumplimiento, la sentencia debe ser ejecutada (aplicabilidad y efecto directo).

El dilema consiste también en afirmar que ser contrarix a la validez jurídica de la doctrina Parot es equivalente a ser partidarix de que presos etarras queden en libertad. La doctrina Parot es una interpretación jurídica a partir de una sentencia del Tribunal Supremo para impedir que determinados presos (etarras u otros que hayan cometido “delitos horrorosos”) sean puestos en libertad. En el ámbito jurídico, la doctrina Parot atenta contra el principio de irretroactividad de la aplicación de las leyes, a excepción de que sea favorable para el acusado: “toda persona a la que se impute un delito o falta, será procesada conforme a las leyes preexistentes al hecho delictivo de que se trate”.  A través de la doctrina Parot se pasa de aplicar beneficios penitenciarios sobre el máximo legal de la condena (en el caso de Inés del Río 30 años) a la totalidad de la condena (3.000 años en el mismo caso), es por eso por lo que la condena se alarga.

La doctrina Parot en el bloqueo de la paz

El revuelo causado se produce un día después de que hace dos años, 20 de octubre de 2011, la organización terrorista ETA anunciara el cese definitivo de su actividad armada y con ello se comenzara a construir un nuevo escenario político sin violencia física en Euskadi, con repercusión lógica en España. La situación actual del proceso de paz es claramente de bloqueo y una de las claves de dicho bloqueo podría aliviarse con el fallo del Tribunal de Europa. “La clave es esperar a la sentencia de Estrasburgo para saber qué dicta sobre la doctrina Parot y a que ETA responda las recomendaciones del Foro Social con pasos en el desarme para ver si el proceso avanza”, explicaba una fuente consultada que conoce los entresijos del conflicto vasco.

El Gobierno central no mueve ficha, centrado en la “resolución” de una crisis que siembra el caos emocional y social, revuelto además en intentar ariarse por la supuesta corrupción que salpica a los populares. A nivel de Euskadi, “el pacto del Partido Nacionalista Vasco, Partido Socialista de Euskadi y Partido Popular se ha centrado en sacar los presupuestos e intentar resolver la cuestión del desempleo”, añadía una fuente consultada.

El último Informe del Observatorio Social de Lokarri – Red Ciudadana para el Acuerdo, la Consutla y la Reconciliación- expresaban un “descenso de la percepción positiva del proceso de paz”. El bloqueo en la paz se mide en las calles de Euskadi, la crisis económica azota ya, el último barapalo ha sido el cierre de Fagor que ha causado conmoción, aunque no sorpresa, en una comunidad autónoma (o país para otros) que siempre se ha enorgullecido de su desarrollo económico y nivel de vida.

Pintada en contra de la celebración de macrojuicios

Pintada en contra del macrojuicio que se celebró la semana pasada. Pintada que resalta por su color naranja sobre la verja, generalmente, solían aparecer en las paredes/ Mondragón. J.M

Reivindicación de la política antiterrorista

Reivindicación de la modificación de la legislación antiterrorista a través de una multitud de pintadas. Actualmente, han sido borradas. /Mondragón. J.M

Desde la izquierda abertzale se percibe también una quietud de movimiento tras el último golpe policial a los 18 dirigentes de Herrira, el pasado 30 de septiembre, que causó sorpresa en Euskadi. “Suena a viejo y rancio, algo que pensábamos que no iba a ocurrir nunca más”, admitía Paul Ríos al preguntarle su opinión sobre una operación policial cuyas características no se habían apreciado en el transcurso del proceso de paz. “Herrira trabajaba con la izquierda abertzale, lo han entendido como un ataque y los pasos de ETA se han detenido”, interpretaba la fuente consultada. “Es una operación disparatada. Se les detiene por organizar homenajes, si organizar un homenaje es un delito, entonces detén a las personas que lo han organizado, resulta además que el Tribunal Supremo ha dicho en varias ocasiones que un homenaje en el que no se grite `Gora ETA´ no es un delito”, explicaba Ríos.

Se suma además los macrojuicios a las que la izquierda abertzale se enfrenta. En la localidad guipuzcoana de Mondragón se contabilizaban ya unos seis meses sin pintadas de reivindicación política en sus paredes, como si existiera una especie de orden interna para que no se produjeran, hasta que la semana pasada aparecieron nuevas pintadas en contra de dichos macrojuicios en los que se investiga la supuesta financiación de ETA a través de las Herriko Tabernas (Bares del pueblo).

pintadas en contra de los macrojuicios

Pintada en contra del macrojuicio. Hacía unos seis meses que no se veían pintadas en las paredes. / Mondragón. J.M

La solución al actual bloqueo del proceso de paz sería, en palabras del coordinador de Lokarri Paul Ríos, que “ETA y el Gobierno [central] tomasen decisiones unilaterales por considerarlas positivas para el proceso de paz”. “Tendría que haber un acuerdo amplio entre los partidos políticos con participación ciudadana que establezca las bases para solucionar los principales problemas”, añadía el coordinador.

Posible desbloqueo a pesar de la falta de arrepentimiento

“ETA tiene un problema de exceso a la hora de hablar. Tiene partes que son muy interesantes en clave de reconciliación, pero en cuanto añade ese punot de no nos arrepentiremos nunca del pasado crea más confusión y enfado”, interpretaba el coordinador de Lokarri. En el último comunicado de ETA, el pasado 28 de septiembre, se encontraba implícito el mensaje de “reconocer el daño causado” pero no queriendo arrepentirse “por si algún miembro de ETA que está en la cárcel o fuera dice que va a haber un arrepentimiento o que se va a promover desde la dirección que haya un arrepentimiento“.

“No demandamos que el resto de fuerzas políticas compartan nuestro punto de vista pero, al mismo tiempo, no aceptamos que tengamos que renegar de nuestra trayectoria de lucha y asumir el relato de los opresores”, expresaba el comunicado. ETA calificó su lucha de “justa” y “legítima” porque “ha ayudado a la supervivencia de Euskal Herria y a mantener abierta la puerta de la libertad”.

La cuestión del arrepentimiento es uno de los elementos que ha salido a la luz tras conocerse la sentencia de Estrasburgo. Las víctimas aluden, en referencia también a la excarcelación del preso Bolinaga por su enfermedad terminal, de que muchos presos no han expresado arrepentimiento. Sin embargo, el arrepentimiento no es un imperativo legal y no puede legislarse a través de las emociones, por muy entendibles que sean, teniendo en cuenta también que la interpretación de una sentencia da pie a una doctrina que vulnera un principio que proviene de un Estado que supuestamente representa la democracia, cuya legitimidad se cuestiona también por su escasa intervención en el esclarecimiento de los casos del GAL o en los crímenes del franquismo. El fallo de Estrasburgo puede dar pie a que se desbloquee uno de los factores (gestión de presos) que provocan una quietud innegable en el proceso de paz, en un contexto de conflicto armado que ha generado mucho dolor y sufrimiento en la población, muy dividida, asentada también sobre un pasado sin resolver, y que se extiende más allá de los vaivenes de ETA y el dolor de las víctimas, a un problema de nacionalismo radical, vulneraciones de derechos humanos como la libertad de expresión, identidad quebrantada de muchos y problema lingüístico de muchos otros, en lo que a la ciudadanía concierne.

[fblike]

*Si te ha gustado la información, ayúdame a difundirla, compartiéndola en las redes sociales. Si quieres opinar, aportar, sugerir, comentar… anímate.

 

 

 

 

Compartir / Banatu / Share
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Descarga el ebook gratuito

Las paredes pueden hablar y más en lugares donde se han vivido conflictos.

 

Descubre por qué y para qué hablan las paredes del País Vasco, cuáles son sus mensajes, la evolución desde antes de la guerra civil hasta la actualidad.

 

Las implicaciones político-sociales de las paredes pintadas en un click. 

You have Successfully Subscribed!

Descarga el ebook gratuito

  

Descubre cómo es el ritual del matrimonio en Turquía.

 

Todo el proceso por el que pasan las mujeres turcas antes de dar el "sí quiero": las 4 ceremonias de la tradición turca antes de llegar al altar.

You have Successfully Subscribed!