Seleccionar página

Llama la atención hablar con mis abuelos sobre asuntos generales y darse cuenta de cómo tienen interiorizada la idea de que son pobres, aunque ya no lo sean, pues los años de trabajo les han servido al menos para tener una jubilación medianamente adecuada, en proporción además a sus gastos; viven en una absoluta austeridad, apenas van al supermercado a comprar algunas cosas, pues viven de la huerta, donde mi abuelo trabaja; viven además a expensas de la luna, cuando hay luna llena recogen las patatas y recortan los arbustos de los árboles, cuando hay luna creciente… ¡cuántas veces habrá intentado explicarme cómo diferenciar entre luna llena, nueva, creciente y menguante! pero los jóvenes no entendemos de estas cosas, lo hacemos más de Internet, ellos viven absolutamente ajenos al mundo virtual, tampoco entienden de rebajas, aunque siempre miran precios a la hora de comprar.

limitado el derecho a la sanidad por trabajar fuera de España

Se añade la dificultad de trabajar fuera de España y volver teniendo limitada el derecho a la sanidad/ Atenas. M.M

Mi abuela repite que el Gobierno hace de los pobres más pobres, incluyéndose entre ellos, y a los pocos que son ricos más ricos, en una actitud de resignación y queja. Me llama la atención que comentara, ella que nació en plena guerra civil y lo pasó verdaderamente mal, que una crisis como ésta nunca se había visto, pero que al menos en Euskadi el Gobierno Vasco siempre había ayudado a los pobres. Hablan constantemente sobre el trabajo, un sueldo, las condiciones del obrero y la comida, necesidades básicas que no tuvieron cubiertas.

Mi abuela me pregunta qué voy a hacer en Estambul, cómo se vive en Turquía, si en Turquía viven en pisos o cómo viven allí. Le recuerdo que ella también se fue a Suiza; mi abuelo talaba árboles en un bosque, mientras ella trabajaba en un hospital. Todavía habla de Suiza como si desgustara chocolate. Entiende por qué muchos jóvenes lo hacen, no creo que comprendan muy bien de dónde viene la crisis económica o cómo se ha producido, creo que nadie lo entiende, pero siente sus efectos devastadores; habla con dolor del paro en Galicia, de la situación de muchas personas que no pueden pagar hipotecas y se encuentran en auténtica miseria.

La vergüenza de hablar sobre leyes

Me dio vergüenza explicarle que el Gobierno ha limitado el derecho a la sanidad, derecho fundamental en la Constitución y de acceso supuestamente universal y público, a tener la residencia en España: más de tres meses en el extranjero implica perder el derecho a la sanidad porque no se está cotizando en el país. Habría que reflexionar sobre la legalidad de esta reforma. Habría que mirar cuántas personas trabajan y no cotizan, como por ejemplo en bares, pero tienen ese carnet que también proporcionaron: la tarjeta para las personas sin recursos. En este sentido habría que preguntarse quiénes no tienen recursos: los ciudadanos o el Gobierno. Al menos, los primeros muestran signos de humanidad. Habría que preguntarse también cómo el Gobierno va a conocer dónde vivimos, para ello, debieramos ser inteligentes y no escribirlo en Facebook. Jóvenes que salen de España no en busca de aventura, o sí, oye, que para eso somos jóvenes, sino en la mayoría de los casos para buscarse la vida, después de que el Gobierno haya invertido muchísimo dinero en su formación y ahora de su formación se aprovechen otros países con los que España compite. Es un círculo absurdo.

aborto libre y gratuito

El proyecto de ley que reforma la interrupción voluntaria de la mujer atenta directamente contra su derecho a decidir/ Vitoria. J.M

Ni siquiera los jóvenes pueden manifestarse ya delante del Congreso. La modificación de la Ley de Seguridad Ciudadana lo prohíbe. No sé quién me dijo que lo peor que le podía pasar a alguien era volver a España sin un contrato de trabajo y embarazada, debido a la prohibición del aborto, cuyo proyecto que el Gobierno ha planteado atenta directamente contra la decisión de la mujer, y más allá de este hecho tan grave, la barbaridad de que las malformaciones del feto no resulten un supuesto en la interrupción voluntaria del embarazo. Eso también me dio vergüenza contárselo a mi abuela.

 

 

[fblike]

 

 

 

 

Compartir / Banatu / Share
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Descarga el ebook gratuito

Las paredes pueden hablar y más en lugares donde se han vivido conflictos.

 

Descubre por qué y para qué hablan las paredes del País Vasco, cuáles son sus mensajes, la evolución desde antes de la guerra civil hasta la actualidad.

 

Las implicaciones político-sociales de las paredes pintadas en un click. 

You have Successfully Subscribed!

Descarga el ebook gratuito

  

Descubre cómo es el ritual del matrimonio en Turquía.

 

Todo el proceso por el que pasan las mujeres turcas antes de dar el "sí quiero": las 4 ceremonias de la tradición turca antes de llegar al altar.

You have Successfully Subscribed!