Ante todo, la persona

18 diciembre de 2012 por Josune Murgoitio

Dos años de crisis económica han servido en España para que muchos de los trabajadores ni siquiera se atrevan a preguntar por sus condiciones laborales. Durante la última convocatoria nacional, una trabajadora no se atrevía a preguntar si tenía derecho a hacer  huelga; no era fija. Tenía miedo de que la despidieran por el solo hecho de preguntar. Sin tener en cuenta a todos aquellos “afortunados”, que trabajan sin cotizar y ven sus sueldos reducidos a la mitad. ¿Cuál es el lugar de la persona en un sistema de pánico e invisibilidad mercantil?

Cambios de perspectiva

Las mujeres agresoras se han convertido en un tema tabú.

¿Por qué tiene que ser un tema tabú?/ Bergara. J.M

Me llama la atención la nueva línea de pensamiento dominante que se ha impuesto en el ámbito de la violencia de género. Viendo un documental en la 2 (cadena de televisión española) sobre el maltrato a las mujeres, el reportaje estaba muy enfocado al sufrimiento de los menores; niños inocentes que lo único que han hecho ha sido nacer y tener la desgracia de caer en un entorno tan agresivo. Las madres hablaban junto a sus hijos y todos relataban las fatalidades de aquel entorno,  la violencia del agresor… pensé en los menores, si no tendrían ningún sentimiento de rechazo, rencor y odio no solo hacia su padre, sino también hacia a la madre, puesto que ninguno de los dos lo había protegido.

Escribiendo estas líneas, me veo en la obligación de dejar claro que, por supuesto,  las mujeres que sufren este tipo de lacra merecen atención, protección y respeto. Y el comportamiento de ellos una condena absoluta. Vivimos en tiempos en los que escribir desde otra perspectiva, sin justificar por eso la actitud de los agresores, puede ser mal interpretado. Conozco a dos chicas que han sigo agredidas por sus ex parjeas. Horroroso. Conozco a una chica que pega a su marido. Me resulta igual de horroroso. La diferencia es que parece que las mujeres agresoras son tema tabú como si hablar de eso atentase contra la defensa de los derechos de la mujer.

La experiencia del periodista

En el ámbito del periodismo, me llama la atención, la importancia que se le concede a la “experiencia” del periodista. Cierto que la experiencia es importante; implica la adquisición de conocimientos para desarrollar mejor una labor. Dada la situación de los medios en España y la precariedad de sus trabajadores, me pregunto yo cómo hemos llegado a este punto. Tardé en desvincularme de la idea de que la “experiencia” lo es todo como si la ilusión, la pasión, la energía y las ganas de hacer algo distinto en consonancia con los propios principios, con independencia de las circunstancias económicas abominables, no tuviese valor. Lo tiene. Y mucho.

“¿Cómo vas a hacer periodismo en el extranjero? No tienes contactos, no tienes dinero… “. Absurda idea. Juventud, ausencia de hipotecas, omisión de amores encadenantes, y pasión. Los contactos se hacen sobre el terreno, en conversaciones con otras personas, escribiendo y enviando, incluso cuando  los medios no contestan o no pagan; es necesario buscar otras vías. Es una cuestión de persona, no de periodista experimentado o no.

Cuando se escribe sobre el conflicto vasco, y se critica tanto a unos como otros, porque se entiende que dentro de Euskadi se han cometido barbaridades: terrorismo, impunidad social, victimización, insensibilidad humana… atentas contra la idea “de dentro o fuera”. Me preguntan si soy españolista, y yo respondo que ojalá fuera. Me preguntan si sigo siendo facha porque trabajé para El Diario Vasco, respondo que no, no me identifico con esa posición ideológica y tampoco les identifico en ella a la mayoría de los periodistas de ese diario.

En Mondragón (Gipuzkoa), se categoriza a los  periodistas. Si trabajas para este medio eres guay, pero si lo haces  para el otro, por ejemplo, El Diario Vasco, no eres tan guay. “Aquí funciona así, solo quieren fotos para algunos medios”, me decía un periodista local, acostumbrado a ser presionado y amenazado hasta que decidió dejar de cubrir los acontecimientos políticos del pueblo.

El muro de Berlín simboliza la diferencia existentes a expensas de esas línea de pensamiento dominante.

Diferencia entre “estar dentro o fuera”

“Estar fuera” del Ejército español

Ese mismo “estás dentro o fuera” que me relataba una persona cuando me dijo que él “está con los de fuera” en la cuestión del Ejército español. En este sentido, me veo obligada también a dejar claro que no me gustan las armas, me parecen antinatura, y preferiría que la inversión nacional se hiciera en educación, tampoco los hechos abominables que a veces cometen ni los errores que a costa de ellos se sufren en invasiones extranjeras, pero lo que tampoco me gusta es que determinados gobiernos crean hacer lo que quieran con su población y la aniquilen en guerras absurdas. Por razones humanitarias, y no de petróleo, sí soy partidaria de que el Ejército intervenga.

La idea que conecta en todos estos ejemplos es cuestionar esas ideas absolutas que se implantan, olvidándose a veces de lo más importante: la persona. Más aun, en tiempos de mercados absolutos y desgaste social. Es la persona la que debería de prevalecer, con independencia del sexo, raza, origen, religión… Y a veces defender eso implica cuestionar las líneas que dominan ese pensamiento moderno, sin justificar por eso horrores, ese pensamientos muchas veces vacío que se basa en ser  anti-, anti- y anti-. Y eso es lo que, simplemente, digo yo.

 

 

 

Compartir / Banatu / Share
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

4 respuestas a “Ante todo, la persona”

  • Ido

    Yo tampoco entiendo porque es tabú el tema de los hombres que son agredidos por sus parejas. Creo que es porque mancha la imagen de mujer débil e indefensa que esta sociedad nuestra tiene por desgracia. Machismo puro. Todo maltrato está mal ya sea infantil a la mujer al hombre a los animales, y ningún caso de maltrato debería quedar en la ignorancia.

    En cuanto a lo de la experiencia, yo creo que hemos entrado en un bucle absurdo. Si no tengo trabajo no tengo experiencia, y sin experiencia no hay trabajo. Quien pueda salir de este bucle tan idiota, que me explique como.

    • Hola Idoia¡¡¡
      Qué alegría verte otra vez por aquí. Empiezas a hacer Brave Readers como tu segundo hogar hihih, me gusta mucho.
      Opino exactamente como tú, ningún maltrato debe quedar en la ignorancia.
      Lo del bucle de la experiencia, yo creo que es también cuestión de actitud, que es lo que yo reivindico en el último post que he escrito. A veces, se tiene demasiado en cuenta la cuestión de la experiencia, y no digo que no sea importante, sino que la ilusión, la motivación, las perspectivas nuevas también lo son.
      Un placer tenerte aquí, como simmpre¡¡¡
      Saludos

  • MIREN

    te dejo el link de un artículo interesante sobre violencia de género:
    http://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=396243737123878&id=115394355191041

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR